FANDOM


La resistencia de Noosh fue probablemente uno de los capítulos mas crudos para la raza humana en Antilea. Habiendo sido completamente diezmados por las criaturas que atacaron el viejo imperio de los humanos en Tuitusk, los pocos humanos que sobrevivieron, formaron lo que llamaron “resistencia de Noosh”. Fue dirigida por los hijos de la vieja dinastía que había imperado hasta el momento, con la misión de persistir a toda costa. La resistencia de Noosh se divide en tres periodos, definidos por las acciones y los objetivos que formaron por el bien de los humanos.

Primer periodo

En cuanto los humanos se vieron a si mismos diezmados completamente por las criaturas que habían asaltado ciudad tras ciudad, aniquilando poblaciones enteras y reduciendo la población humana tres cuartas partes menos del total en su momento, se formo la resistencia de Noosh, tomándose la decisión de formar una ciudadela fortificada. El muro que la rodeo, se llamo Noosh y fue la principal razón por la que los humanos pudieron aguantar durante bastante mas tiempo del previsto. La ciudadela estaba rodeada por unos muros de colosales dimensiones, que fueron construidas bajo la utilización del trabajo duro de esclavos, y de aquellos que durante aquella época todavía continuaban siendo reclutas del ejercito humano.

Los muros aguantaron durante bastante tiempo, pero no el suficiente como para que las criaturas pudieran penetrar en los dominios humanos, arrasando con todo lo que hubo a su paso, tal y como habían hecho hasta el momento con el resto del viejo imperio. Finalmente los muros cayeron, y esto dio fin al primer periodo de la resistencia.

Segundo periodo

“La reclusión” fue el nombre con el que también se conocía a este periodo. Hace referencia a la época inmediatamente posterior a la caída de los muros, momento en el cual los humanos de la resistencia decidieron adentrarse en las entrañas de la tierra, resguardándose en túneles subterráneos y construyendo improvisadas ciudades bajo la superficie terrestre, imitando el sistema de los enanos. Fue una decisión efectiva y los mantuvo a salvo de las criaturas, sin embargo se volvió insostenible por el hecho de que esto causo la evidente escasez de recurso para la subsistencia. Esto llevo al tercer y ultimo periodo.

Tercer periodo

Habiendo salido ya de las improvisadas ciudades subterráneas, los humanos decidieron abandonar de forma definitiva Tuitusk, huyendo hacia las tierras que había mas allá de los mares. Tomaron los barcos que todavía conservaban, y una gran parte de la población humana marcho hacia isla central. Otros tantos marcharon hacia Nivemba, y otra parte, mucho menor, se refugio en Skelris. Solo algunas zonas de Tuitusk quedaron todavía habitadas por los humanos, pero la totalidad del continente se vio completamente abandonada, únicamente habitada en los desiertos del este, y algunas zonas costeras del sur. Las criaturas poco a poco fueron destruyendo todo el rastro humano, y reduciendo a ruinas cada una de las edificaciones del viejo imperio. Pero poco a poco fueron prefiriendo –por alguna razón– quedarse concentrad amente en una zona concreta de donde se hallaba el viejo imperio. Esto permitió a los humanos regresar a Tuitusk y habitar nuevamente el continente, evitando aproximarse a la región donde se había encontrado el viejo imperio.