FANDOM


Los Lihecandi son una de las razas hegemónicas de Antilea. Es una de las razas más antiguas, y la tercera que se desarrolló de forma más notable, junto con los humanos y los Finlywe.

Pese a que se suele decir que se trata de una raza pacifica, hay ciertos instintos que no son capaces de controlar, y esa es la principal razón que los ha llevado a más de una guerra o inclusive conflictos internos. Pues por lo general son una raza que convive consigo misma en armonía, pero en cuanto el instinto arrebata la coherencia a los Lihecandi, se destruye esa armonía.

Origen.

Los Lihecandi no se originaron al igual que los híbridos, durante el periodo de la explosión de voluntad, que produjo grandes cambios en las criaturas que habitaban Antilea. Al contrario, son una de las razas más antiguas de Antilea, casi tanto como los humanos. Descienden directamente de los humanos, pero guardan grandes diferencias culturales y su modo de vida es bastante diferente. Mucho más “rudimentario”, dirían muchos, dado que los Lihecandi no tienen grandes economías que les permitan sustentarse con alimentos mediante la compra, tal y como hacen los humanos. Los Lihecandi cazan su propia comida, y viven en poblaciones pequeñas, normalmente construidas con madera y rodeadas por empalizadas y atalayas defensivas para poder protegerse de los enanos y los Diubinde.  

Se originaron en base a los humanos, y es que durante los primeros siglos de existencia en Antilea, los humanos fueron sufriendo algunos cambios, especialmente aquellos que permanecieron en Nivemba. Los humanos habían vivido tanto en Skelris, como en Nivemba y Tuitusk. Y cuando habían comenzado a desarrollarse en Tuitusk, habían abandonado las otras dos regiones, sin embargo, muchos permanecieron en Skelris –más adelante estos viéndose extinguidos, dado que no conseguían adaptarse al modo de vida Finlywe-, y otros tantos en Nivemba. Estos últimos, se acostumbraron al fuerte clima helado de Nivemba, y poco a poco sus cuerpos fueron volviéndose más fuertes y resistentes.

Pero el verdadero momento en el que los Lihecandi surgen como nueva raza, fue cuando comenzaron a convivir con los abundantes lobos que había en Nivemba. Realizaron sus vidas en paralelo a los lobos, y los utilizaron para cazar, y muchas otras funciones que beneficiaban a la sociedad humana que habitaba Nivemba. Nivemba, siempre ha sido un lugar de gran concentración de energía –una de las razones por las cuales hay muchísimos Diubinde habitándola-, y esta energía se enfocó durante un breve periodo, en estos humanos. Muchos lobos murieron, a causa del frio y a una época de enfermedad, y coincidió con la abundancia de energía en Nivemba. El espíritu de estos lobos en lugar de quedar perdido, se enfocó en los cuerpos de muchos humanos, y poco a poco comenzaron a sufrir trasformaciones.

2017-03-25 104438

Teniendo importantes dolores y un proceso que llegaba a durar más de cuatro horas, los cuerpos de estos humanos comenzaron a transformarse de forma involuntaria, en un cuerpo mucho más grande, con semejanzas físicas a las de un lobo, pero conservando su forma humanoide. Un proceso lento y doloroso que al final creo de ellos, criaturas completamente nuevas. Fuertes, resistentes prácticamente a cualquier cosa, pero sin razonamiento ni coherencia.

Características de los Lihecandi.

Los Lihecandi guardan semejanzas directas con los humanos, que son la raza de la cual provienen. Físicamente suelen ser más altos que los humanos de Tuitusk, con cuerpos más fornidos y resistentes. La piel suele ser más clara pero curtida, y los ojos de los Lihecandi por lo general son marrones o verdes, rara vez azules. El cabello por lo general es moreno o amarronado, pero desde siglos atrás muchos humanos de Tuitusk decidieron marchar a Nivemba para cambiar de vida, considerando a los Lihecandi como “otra clase de humano”, y esto llevo a mezclas que ha hecho que la población Lihecandi sea mucho más variada, habiendo gente rubia, de piel oscura, y mayor diversidad física.

Son pacíficos, rara vez queriéndose ver envueltos en conflictos globales o generar guerras o situaciones semejantes. Prefieren vivir en asentamientos pequeños, de no mucha población, pero manteniendo contacto constante con las poblaciones cercanas para poder mantener una seguridad constante. Son extremadamente familiares, y es raro encontrar Lihecandi que prefieran mantenerse en soledad.