FANDOM


(Mucha gente se refiere a ellos como Demonios).

Los diubinde al principio de los tiempos habían convivido junto con la madre en el Metsaylín. Fueron creados por ella para proteger el mundo Metsaylín, y proteger a los caídos que accederían a este mundo. Al principio fueron completamente leales a La Madre y cuidaron de aquel rincón. Sin embargo un grupo de diubindes un día se preguntó cómo sería vivir en la tierra, en el otro mundo en el que habitaban los humanos y el resto de las criaturas. Así pues  cinco diubindes fueron hasta el mundo de los humanos y se mezclaron entre ellos. Acabaron gobernándolos y disfrutando en base al poder que poseían. La madre, furiosa, los castigó y les condeno con la Maldición del Turbulento. Desde entonces los diubinde recorren el mundo de un lado a otro para sobrevivir, y aun poseyendo gran poder ni pueden parar un segundo para disfrutar de ese poder, debido a que eso podría significarles la muerte.

El Diubinde como raza funcional 

Como raza funcional, aquellos Diubindes que están mas “humanizados” surgen de una estirpe muy lejana a aquella que en el pasado servía a la madre Aïdín. Son producto de que los Diubinde originales confraternizaran con humanos: las generaciones posteriores no tenían la popular maldición producida por Aïdín hacia estas criaturas, y podían vivir de una forma mas semejante a la de los humanos, además de compartir sus sentimientos y emociones. Si embargo la forma de alimentar sus cuerpos es semejante a la de los Diubinde originales. Necesitan hallarse en lugares plagados de energía, y en mas de una ocasión consumir la energía de un cuerpo ajeno. En esos casos el Diubinde suele engañar a su víctima para poder tomar su vida, que no deja de la víctima mas que huesos. Aunque una parte de los Diubinde reniegan de realizar este acto, su única solución es alimentarse de animales pequeños, pero esto es complejo debido a que los Diubinde necesitan grandes cantidades de energía para subsistir, que pueden obtener de entornos muy cargados de energía o de seres con alma cargada de energía (un ser entre las llamadas razas oficiales). La mayoría de los Diubindes sin embargo conocen esto como único modo de subsistencia y consideran completamente natural o una herencia de la maldición de sus ancestros, el hecho de verse obligados a consumir la energía ajena.

Físicamente, los Diubinde no ancestrales tienen una apariencia mucho mas humanoides, pero muestran un aspecto mas delgado: enfermizo desde el punto de vista de un humano. Cuando están a rebosar de energía se muestran grandes y corpulentos. El contraste es muy notable entre un Diubinde con energía y uno que solo ha adquirido la suficiente. Por lo general el aspecto de un Diubinde funcional es de un humano enfermizo debido a que la practica de consumir energía ajena (método con el cual obtienen mas energía) no es tan común, y prefieren realizarlo únicamente cuando de verdad es necesaria.  

Su esperanza de vida es muy semejante a la de los Finlywe: viven aproximadamente el doble que los humanos, y el ritmo de crecimiento es prácticamente idéntico al doble de los humanos. Cuando un Diubinde tiene los 20 años de edad, en apariencia se asemejara realmente a un niño humano de diez años.

Sus vástagos 

Los Diubindes se reproducen de la misma forma que los humanos. En el caso de que se mezclen con humanos, los vástagos heredan todas y cada una de las características de los Diubindes funcionales, y por lo general no hereda rasgo alguno de los humanos, tomando todas la características físicas del Diubinde que se ha cruzado con un humano. Cuando es la mujer humana quien da a luz, sufre dolores inmensos y el parto puede llegar a durar mucho mas tiempo del que resulta normal en cualquier otra raza. Cuando es Diubinde la mujer (cosa mas común que el caso anterior) no suele sufrir lo mas mínimo y no suele surgir ninguna clase de complicación.  

Aunque puede cruzarse con humanos, no sucede lo mismo con otras razas (inclusive el híbrido), naciendo vástagos muertos y visualmente desagradables.  

Habilidades y particularidades 

El Diubinde cuando esta alimentado y a rebosar de energía, posee un poder que supera con creces el de el resto de las criaturas. Pero es muy difícil para estos seres llegar a tener tanta energía como para que este poder sea totalmente controlable y este al completo en sus manos. Cuando hallan esa energía y por lo tanto, ese poder, adquieren una fortaleza inmensa en sus extremidades. Además son capaces de utilizar la energía que se adentra e sus cuerpos para poder elevarse algo de la tierra y avanzar mucha osan deprisa levitando. Cuando hay fuego cerca, son capaces de dominarlo a placer aun sin ser dominantes de voluntad. El fuego sigue las instrucciones de los Diubinde cuando estos lo desean (y están colmados de energía): pero al contrario que un dominante de voluntad, no pueden generarlo! Únicamente pueden controlar el fuego ya existente. 

Cuando tienen una cantidad grande de energía y no desean mal gastarla por un largo tiempo, ahorrando la para el instante preciso, pueden introducirse entre las rocas o en la superficie de tierra y fundirse con estas, perdiendo cumple,talmente la noción del tiempo y entrando en un estado de descanso total hasta el momento en el que desean despertar. Durante este periodo de tiempo, no consumen ni un ápice de la energía que habrían obtenido previamente.